Para disimular, mejor usá el negro, gordi

Ropa negra - talles grandes - Sami Alonso

Por Sami Alonso y Belén Alcaraz

¿Cuándo vas de compras sola o acompañada no te pasa que te quieren enchufar el negro o que te vistas de oscuro? Nos “enseñan” que para nuestro tipo cuerpo hay que usar ropa oscura, monocromática, ropa recta… en pocas palabras: hay que vestirse para parecer flaca.

Esto no es más que otro mito: no es así. ¡Depende de cada una! Como mujer, se recomienda destacar la figura femenina, tenemos curvas, algunas más, otras menos, pero están. Igualmente, también se puede no hacer. No pretendemos decir qué ponerse y qué no, pero sí que siendo gorda se pueden usar colores, estampados, rayas – ¡sí! las benditas rayas-, formas, prendas sueltas y ajustadas, en fin, todo lo que a una se le ocurra. Se puede tener buen gusto y vestirse bien, podemos vernos bien (valga la redundancia) sin ocultar nada, o quizás sí, lo que a una se le dé la gana, la palabra “mágica” en este asunto es: “podemos”.

ropa negra - plus size - Modelo Samanta Alonso

La voluptuosidad predomina y eso no debe ser una tortura. hay que tener más en cuenta la forma que el tamaño. Si te gusta usar colores, pues úsalos, no es exclusivo de ciertos cuerpos: ¡Hay variedad de cuerpos y todas somos únicas! Y como tal vos te ponés el color que querés. Es tu decisión, que no te hagan elegir porque así no molestás a la vista. Querete, aceptate e identificá cuál es tu estilo y qué te queda bien, por vos, no porque te digan “con ese cuerpo mejor negro u oscuro, te adelgaza”, si a los demás les gusta bien y sino también. Que quede claro: vos elegís.

Al fin y al cabo, lo importante es sentirnos bien con nosotras mismos, cómodas, es por ello por lo que debemos respetarnos.

Sugerimos encontrar nuestra cintura, que es el artífice para los atuendos. Observemos nuestra forma (sea cual sea) y busquemos armonizarla y equilibrarla. Y, de ahí en más, destacarla y destacar aquello que queramos, que nos guste, que nos haga sentir cómodas y seguras. Por ejemplo, si nos gustan las caderas, buscar prendas que las destaquen y si no, buscar algunas que las disimulen.

Mono gris - plus size - Modelo Samanta Alonso

Los tiempos cambian y la moda siempre está en transformación, y es ella la que tiene que acomodarse a vos y no al revés. Por suerte -aunque falte mucho camino por andar- tener curvas se está poniendo en boga, no es un crimen y es bueno que las disfrutemos. En fin, siempre, pero siempre es a gusto y comodidad. Hay que sentirse segura y orgullosa con lo que una lleva.

La clave está en la combinación de las piezas apropiadas y adaptarlas al estilo personal. No hay que tener miedo de seguir las tendencias, recuerden que ellas debe adecuarse a nosotras. Ser como somos no es ningún pecado y verse fabulosas no está fuera del alcance; es decidirse y congraciarse con una misma sin importar la talla. Los límites los ponemos nosotras, con lo cual nosotras tenemos el poder de invertirlos y convertirlas en nuestras fortalezas. Porque finalmente es tu cuerpo y son tus reglas.

Artículo publicado originalmente en: Searmolagorda.tumblr.com