• Home »
  • Sociedad »
  • Opinión: La “anécdota” de Gerardo Sofovich que reveló Ángel De Brito confunde la violencia con el amor

Opinión: La “anécdota” de Gerardo Sofovich que reveló Ángel De Brito confunde la violencia con el amor

 

La muerte de Gerardo Sofovich irrumpió el mismísimo Día Internacional de la Mujer, lo que para algunos resultó una paradoja. Sus programas televisivos fueron cuestionados por apelaciones degradantes hacia el género femenino. Son recordadas las secretarias, a las que más de una crónica destacó inocentemente como el producto del “buen ojo” del productor/conductor. Como si esa contradicción entre sus creaciones y el homenaje a las mujeres no fuera suficiente, el día después se dio a conocer un supuesto episodio macabro de su pasado que fue llamativamente calificado de “anécdota”.

 

Ángel De Brito, conductor del magazine Bien de Verano (BDV), relató lo que Sofovich le había confiado en secreto a dos amigos cercanos, tiempo atrás. La historia fue reproducida en todos los medios, y se trataba de la relación entre Sofovich y su pareja, Sofía Oleksak: “Se casaron. Al tiempo se separaron. Y hubo reconciliación. Después vino otra crisis, durante la cual Gerardo la convoca a su barco en Punta del Este, donde iba todos los veranos y varios fines de semana. Sofovich llama a dos personas de su enterísima confianza, que no voy a nombrar y les dice ‘tengo un plan que voy a ejecutar y quiero que ustedes lo sepan, de hecho se los dejo por escrito para que nadie tenga problemas’. Les escribió una carta a cada uno. El plan, que casi llega a concretarlo, era matar a Sofía Oleksak y después suicidarse“, detalló De Brito.

 

Hasta allí, el relato casi objetivo de los hechos. Luego el conductor de BDV hizo una pausa, reflexionó un instante y continuó con una apreciación personal: “Esto habla del amor que tenía Gerardo, y la locura que le despertaba Sofía”, dijo con naturalidad y en un tono digno de quien manifiesta las cosas con elocuencia. Las panelistas que acompañaban a De Brito en la explicación de la “anécdota” reforzaban la idea de que el plan del asesinato era por amor. ¿Cómo puede confundirse el afecto con el sentido de propiedad del otro?

 

No se pone en duda la veracidad de los acontecimientos sino que se comprendan bajo la idea del amor. En el plan que contó De Brito subyace la inaceptable creencia que la mujer es objeto al que el hombre puede manipular a su antojo. Hasta quitarle la vida, nada menos. Un cuadro de violencia de género. Si Sofovich no quiso que se sepa hasta después de su muerte quizá fue por no enfrentar el juicio social que condenaría su episodio. Su desaparición le confiere una lectura perversa que lo califica rápidamente como “anecdótico”: es decir un suceso curioso, aislado, pintoresco. Y, para colmo, es presentado bajo la justificación de lo pasional. Un verdadero agravio hacia las mujeres.

 

La noticia fue resonante e impactó rápidamente en todos los medios. Sin embargo, ninguno puso en cuestión la liviandad con que fue analizado el caso. La mayoría adoptó la cómplice idea de “anécdota” y así pasó como un hecho más que ilustraba la personalidad de Sofovich. “Me parece que lo pinta tal cual”, concluyó el relato De Brito, como si fuera una nota de color.

 

La narración de De Brito apeló a conceptos erróneos que enmascaran el femicidio bajo el eufemismo de crimen pasional. Esa diferencia no es sólo una cuestión de palabras: se trata de cómo entendemos lo que sucede en la sociedad para dar sentido a los hechos, comprenderlos y producir cambios. En definitiva, es la manera en que se construye la realidad que vivimos.

 

Video:  BDV De Brito cuenta el supuesto plan de Sofovich para matar a su ex esposa