• Home »
  • Sociedad »
  • #MeEmpoderoCuando el testimonio de muchas deja huella en el #NiUnaMenos

#MeEmpoderoCuando el testimonio de muchas deja huella en el #NiUnaMenos

Foto: Marina Bilesio

Foto: Marina Bilesio

Muchas se encontraron en la compañía de tantas otras, conocidas o no. Lo particular se volvía general, y a su vez lo social se convertía en fuerza para enfrentar lo individual. Otro 3 de junio en el que miles alzamos la voz en el Congreso. Como eco del año anterior, nuevamente gritamos Ni Una Menos en una plaza colmada para poner de manifiesto y denunciar la violencia machista. Esta vez marchando luego hacia Plaza de Mayo para el acto central. 

Desde el momento en que se estaba gestando este nuevo Ni Una Menos desde Mujeres Urbanas pensamos en esa interacción entre las vidas particulares y la vida en general. De la misma manera que la calle sería un encuentro de fortaleza para muchas mujeres, queríamos multiplicar todos aquellos otros momentos en que cada una puede hacerlo diariamente. La propuesta era contarlo bajo la consigna #MeEmpoderoCuando…

Ése fue el disparador en Plaza Congreso. Mientras se iba poblando, muchas se tomaban unos minutos y dejaban su testimonio. Las rejas del monumento se fueron convirtiendo en una especie de muro, donde se empezaron a multiplicar las palabras de las mujeres. Unas escribían, otras miraban. Otras tantas pensaban. Reflexionaban: sobre lo que estaban leyendo de las demás y sobre las vivencias personales. Luego quizá se decidían y también aportaban lo suyo. Un pequeño gesto que en suma era una voz colectiva potente. Analogía de lo que sucedía allí en la calle, ya que la suma de todas las que se iban acercando de distintos lugares iría armando esa gran movilización a la Plaza de Mayo.

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Hubo mensajes de todo tipo. Escribieron mujeres de todas las edades, incluso niñas. Para algunas significó mucho más que palabras: entre abrazos y lágrimas, conmovidas, hacían su aporte. “Mamá por vos estoy acá, te amo. Ni una menos”, “Hermana, estamos con vos”, “En memoria de mi madre Amelia Carmen Perez, mami te amo”…  Allí también se encontraban con las otras: con las que habían escrito, con las que marchaban junto a ellas, con las que no podían estar. 

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

La violencia se ejerce de distintas maneras. Algunas formas son más visibles que otras. Sin embargo todas son producto de una sociedad desigual en la que se subordina a las mujeres. Decir Ni Una Menos es poner en evidencia ese denominador común en el que lo individual se manifiesta inseparablemente. Por eso las herramientas de cada una para contar #MeEmpoderoCuando son la posibilidad que cada una encuentra para hacer frente a esas violencias. Para modificar su vida. Para modificar, tal vez, las de otras.

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Para cuando anochecía y la marcha hacia Plaza de Mayo comenzaba a avanzar, quedaba el mural en las rejas de Plaza Congreso. Estaba allí para quienes aún seguían mirando los mensajes. Testimonio individual y colectivo. Es de una y de muchas, se confunden. Eso es lo más importante.

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar

Ni Una Menos 2016. Foto: MujeresUrbanas.com.ar