• Home »
  • Salud y Belleza »
  • Inseminación artificial: requisitos, costos y pasos a seguir para quedar embarazada como Juana Repetto

Inseminación artificial: requisitos, costos y pasos a seguir para quedar embarazada como Juana Repetto

El caso de la actriz Juana Repetto destapó un tabú: elegir ser mamá a través de inseminación artificial. En esta oportunidad, a los prejuicios que todavía abundan sobre ser madre soltera se le suma el hecho de haber elegido procrear sola.

Luego de que la artista dijera públicamente “Voy a tener un bebé y mi hijo sabrá que es de un donante anónimo”, no faltaron las opiniones condenatorias y las hipótesis sobre cómo funcionan los tratamientos de fertilización asistida. Para despejar las dudas y superar la desinformación sobre la inseminación artificial, como los requisitos de las mujeres para comenzar el tratamiento, la forma en la que se selecciona al donante, los costos y otros aspectos, Mujeres Urbanas entrevistó a la doctora Pilar Regalado, co-directora del banco de semen Reprobank, al que asistió Repetto.

Consultada sobre los debates que generó la noticia, Regalado opinó: “En lo personal creo que el caso de Juana Repetto ha  generado mucha inquietud social y opiniones encontradas porque hoy en día tener un hijo sola, o procrear sola, es posiblemente una de las mayores desobediencias al patriarcado. Sin embargo, es una forma más de demostrar que la mujer puede y debe adueñarse de su propio cuerpo”.

  • Los pasos a seguir para hacer un tratamiento de reproducción asistida

-Si una mujer que quiere ser madre a través de inseminación artificial, ¿qué requisitos o condiciones debe cumplir? 

-Sólo necesita ser mayor de edad, tener salud general y la voluntad de querer ser madre.

¿Debe haber una justificación de la elección de ser madre a través de este método avalada por un médico o la propia decisión de la mujer basta?

Para acceder a un tratamiento se necesitará asistir a un médico especialista en Reproducción Asistida y que dé la orden médica de realizar el procedimiento.

Es importante saber que esto es posible desde que se sancionó la ley de Reproducción Humana Asistida en junio de 2013, la cual establece que toda persona tiene derecho a la maternidad/paternidad y a formar una familia, incluso a través de las prestaciones de reproducción médicamente asistida. Antes de esto, muchos centros de fertilidad pedían como requisito que la mujer estuviera casada o que se justificara con un problema de infertilidad. Ahora cualquier persona que no pueda procrear de forma natural por cualquier circunstancia debe tener acceso a estas técnicas sin discriminación o exclusión por su orientación sexual o estado civil.

Una vez que la mujer decidió comenzar el tratamiento, ¿cuáles son los pasos a seguir?

Cuando se ha tomado la decisión, el médico especialista en fertilidad indicará el método recomendable para cada caso, en relación a la edad de la mujer y su salud reproductiva. Existen dos tipos de tratamientos en reproducción asistida, los de baja complejidad y los de alta complejidad.

Un tratamiento de baja complejidad es en el que se lleva a cabo una inseminación artificial intrauterina (IAI), con o sin previa estimulación hormonal. En este caso la mujer será inseminada con una muestra de espermatozoides procesada, a través de un banco de semen, de un donante anónimo, donante conocido o de la pareja masculina, en un consultorio ginecológico. El tratamiento se realiza a lo largo de un ciclo menstrual, el cual comienza con monitoreos ecográficos y control de administración de hormonas, en los casos que se recomiende, hasta el momento de la ovulación controlada, instante en el que se realiza la inseminación (IAI). Posterior a la IAI se esperan 15 días hasta realizarse una prueba en sangre para ver si se logró el embarazo. Los tratamientos de baja complejidad suelen utilizarse en mujeres más jóvenes y sin problemas de fertilidad.

El tratamiento de alta complejidad es el que requiere de la extracción de los óvulos de la mujer en un quirófano por medio de una punción ovárica, para que una vez extraídos sean unidos y fertilizados con la muestra de espermatozoides en el laboratorio. Este tratamiento es conocido como Fertilización In Vitro (FIV). Cuando hay fertilización y se genera uno o más embriones, serán transferidos al útero de la mujer esperando que haya implantación y embarazo. Estos tratamientos son más complejos e invasivos para el cuerpo de la mujer, aunque brindan mayores probabilidades de embarazo.

  • Sobre el donante de esperma

– Una opción es recibir el esperma de la pareja heterosexual y otra es a través de la donación. Ahora bien, ¿existe una tercera posibilidad, por ejemplo de recibir esperma de un amigo o conocido de la mujer?

Los tratamientos suelen hacerse con donante anónimo de semen o con muestra de semen de la pareja masculina. El formato de “donante conocido” es posible realizarlo pero no está establecido un mismo protocolo en todos los centros. Si el centro o clínica está dispuesto a llevar a cabo el procedimiento con donante conocido, es probable que se necesite firmar documentos en los que se establecen las mismas pautas que un donante anónimo, que implica renunciar a derechos y obligaciones sobre la persona nacida y aclarar la ausencia de voluntad procreacional.

En caso que el donante de esperma no sea la pareja o una persona conocida, ¿cómo es la elección del donante?

Para poder ser donante de semen un hombre tiene que pasar por varias pruebas y análisis para mostrar salud óptima y calidad espermática, además de ajuste psicológico y motivaciones altruistas para donar. Pasará por un circuito de evaluación en el que se le hacen estudios en sangre, orina, semen y genética, y evaluaciones por un médico andrólogo, psicólogo clínico y biólogos. Todo para descartar la presencia de enfermedades infectológicas, bacteriológicas, médicas y de salud mental. Una vez aprobado todo, asistirá a un programa de donación durante el cual tiene cuidados de alimentación, estilo de vida y médicos.

– ¿Qué datos del hombre donante son proporcionados a la futura madre?

La mujer receptora puede acceder a la información de las características fenotípicas y sociodemográficas del donante, es decir sus rasgos físicos, estudios, edad al donar, profesión, etcétera. Y en algunos casos también puede acceder a fotografías de la infancia, ensayo motivacional, intereses y pasatiempos y un informe de la personalidad y temperamento.

La asignación del donante a una receptora se hace priorizando que haya compatibilidad en el grupo y factor sanguíneo y en las características fenotípicas, es decir, se busca un donante lo más parecido a la mujer que hará el tratamiento o a su pareja. En algunos casos, si es muy importante para la mujer, podrá acceder a fotos de la infancia de los donantes para preseleccionar.

  • Los costos del tratamiento

– ¿Cuáles son los costos de los tratamientos?

La ley de Reproducción Humana Asistida establece que cualquier persona tiene derecho hasta 3 tratamientos de baja complejidad al año, y 3 ó 4 de alta complejidad de por vida, pero es un área gris en la ley y a veces la cantidad de tratamientos otorgados por ley varía.

Se puede acceder a los tratamientos vía centros de salud pública, como hospitales que tengan área de reproducción asistida, o centros privados. Las obras sociales y prepagas tienen la obligación de cubrir el tratamiento de manera integral en un centro privado. Es importante averiguar con antelación los requisitos que pide tu obra social o prepaga para llevar a cabo el tratamiento.

En el caso que una mujer o pareja ya haya realizado el número de tratamientos garantizados por ley y no ha logrado el embarazo, tendrá que acceder a los próximos de manera privada. Los costos varían de un centro a otro y entre tratamientos, y pueden llegar a ser elevados porque se requiere de varios profesionales especializados y de instalaciones hospitalarias y equipamiento de alta complejidad. El rango puede comenzar desde 10 mil pesos en tratamientos de baja complejidad, hasta 70 mil en los de alta complejidad, aproximadamente. Agregando gastos por medicación cuando hay estimulación hormonal.