• Home »
  • Trabajo »
  • Brecha laboral: las mujeres ganan un 23 % menos que los hombres por el mismo trabajo

Brecha laboral: las mujeres ganan un 23 % menos que los hombres por el mismo trabajo

Brecha laboral

Si se contabilizan las tareas domésticas no remuneradas, las mujeres invierten más horas en su tiempo total de trabajo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió un informe sobre la brecha de género en la situación laboral a nivel mundial. El reporte da cuenta de la persistente diferencia que existe entre mujeres y hombres en las condiciones de empleo. Su lanzamiento coincide con el Día Internacional de la Mujer y pone de manifiesto los desafíos que aún quedan por resolver en este ámbito.

El análisis se basa en datos de 178 países a nivel mundial, y el dato sobresaliente es que en 2015 la tasa de empleo femenina fue 25,5% menor que la masculina. Es decir, la cantidad de mujeres que participan de la fuerza de trabajo sigue siendo menor que la cantidad de hombres. Asimismo remarca que la tasa de desempleo es mayor en el caso de las mujeres y que afecta en mayor medida a las jóvenes.

Uno de los aspectos que se pone de relieve es la segregación sectorial o, en otros términos, la concentración del empleo de la mujer en ciertos lugares u ocupaciones. La OIT manifiesta que las mujeres continúan estando excesivamente representadas en dos grupos profesionales, “Trabajadores administrativos, de los servicios y del comercio” y “Ocupaciones elementales”, que según el informe son dos de las ocupaciones “peor remuneradas”, en contraposición con la categoría de ” Directores, profesionales y técnicos”.

En cuanto al cuidado hogareño y las tareas domésticas no remuneradas, el análisis manifiesta que si bien se ha reducido la brecha a través de los últimos años, las mujeres continúan haciendose cargo de estas responsabilidades compartidas en mayor proporción que los hombres. Si se contemplan como jornada laboral ambas actividades, remuneradas y domésticas, el informe concluye que las mujeres dedican más horas diarias que los hombres a estas ocupaciones en conjunto. La diferencia asciende de 33 a 73 minutos adicionales según la región que se analice. Media hora en el mejor de los casos, más de una hora de diferencia en los lugares de mayor desigualdad. Según la OIT, esta situación  limita la capacidad de las mujeres para aumentar sus horas en un empleo remunerado y formal. Por lo tanto conduce indirectamente al aumento de la brecha de género en el empleo.

Por último la OIT indica que la brecha salarial es de 23%. Es decir, en comparación al 100% de lo que perciben los hombres por su trabajo, las mujeres ganan sólo un 77%. ” Estas disparidades no pueden explicarse únicamente en términos de diferencias de edad o educación, sino que también están vinculadas con la infravaloración del trabajo que realizan las mujeres y con las calificaciones que se requieren en los sectores u ocupaciones dominados por mujeres, con la práctica de la discriminación, y con la necesidad de que las mujeres interrumpan su carrera profesional para asumir responsabilidades de cuidado adicionales, por ejemplo, tras el nacimiento de un hijo”, describe.

Según la OIT, la reducción de esta desigualdad depende de la generación de políticas específicas ” encaminadas a hacer frente a los desequilibrios de género en el mercado laboral, y no tanto a la mejora general del nivel de vida. De hecho, la brecha salarial entre hombres y mujeres no está relacionada con el nivel de desarrollo económico de un país, ya que algunos de los países con altos niveles per cápita se cuentan entre aquéllos en los que esta brecha es mayor. El desarrollo económico no asegurará por sí solo la distribución equitativa entre hombres y mujeres”, enfatiza.

Y concluye con una proyección contundente: ” si prevalecen las tendencias actuales, se necesitarán más de 70 años para colmar totalmente la desigualdad salarial por motivo de género”.