Aire a la danza contemporánea: cómo nació la “danza aérea” que cumple 20 años

Por Martín Dalla Zorza @mdallazorza

La expresión dar vuelo a una actividad es una forma metafórica de contar que esa actividad fue fomentada para que crezca. Sin embargo, decir que la danza tomó vuelo con Brenda Angiel tiene poco de metafórico y mucho de literal. La protagonista del cambio fue esta coreógrafa argentina, que incorporó arneses al baile para crear un nuevo estilo: la danza aérea. La disciplina encontró una nueva dimensión y el talento de la directora explotó las posibilidades del aire.

Cuando explica a Mujeres Urbanas cómo nació la danza aérea deja la sensación de que esta actividad surgió “casi sin querer”, aunque en rigor fue su capacidad la que transformó una limitación espacial en la génesis del nuevo estilo. Brenda cuenta que se presentó en un concurso del Centro Cultural Ricardo Rojas en el que convocaban proyectos sobre danza contemporánea, la especialidad en la que se había desarrollado hasta el momento.

La sala que le tocó sorteada para realizar su presentación resultó demasiado pequeña, por lo que, en tono gracioso, dijo: “La única forma de hacer danza acá es colgándose de las paredes”. El chiste se convirtió en certeza y la idea le quedó grabada hasta que con el tiempo comenzó a practicarla.

Para caracterizar lo que significa la danza aérea, Brenda elige decir que encontró otra dimensión. El aire, el vuelo. La posibilidad de bailar en un lugar virgen. “Se abrió otro mundo para mí, un nuevo lenguaje sobre el cual crear”, expresa con fascinación. Para eso incorporó al arnés y lo adaptó a sus movimientos. Desarrolló la técnica al mismo tiempo que la practicó, ya que estuvo como bailarina y directora en forma simultánea.

Años después fundó Aérea, su compañía de danza. Allí plasmó su búsqueda y sus conocimientos. En medio de una jornada se hace un tiempo y relata su historia. Su voz retumba. El espacio de las salas de ensayo es amplio, y las bailarinas lo aprovechan aún más desplegando coreografías en el aire, colgadas de sus arneses. Brenda sigue de cerca los movimientos, filma el ensayo, toma notas, corrige, aplaude. Reúne a su grupo, enfatiza errores y vuelve a comenzar.

Los shows que arma actualmente no se centran solo en las coreografias, sino que son producto de la combinación de la danza, el juego de luces y la música. Presenta a la compañía en varios países y a menudo la invitan a competir en distintos festivales y actos. En este momento está celebrando 20 años de la fundación de Aérea y presenta el show “Pasó volando” en la propia sala, en el que se pueden ver fragmentos de sus obras anteriores y composiciones específicas creadas para el aniversario. Un buen balance entre las expresiones más depuradas de su técnica y la apuesta a seguir encontrando nuevas creaciones que le den un nuevo aire a la danza.